Mitos y verdades alrededor de las cremas solares

11 Jul Mitos y verdades alrededor de las cremas solares

En plena temporada estival donde las largas horas al sol  se convierten en rutina y surge una especie de obsesión por conseguir una piel bronceada, comienzan a surgir las dudas sobre las cremas solares. No debe caber duda de que el protector solar ha de ser uno de los productos indispensables en tu neceser. Protegerse de los rayos UVA y cuidar la piel tras el bronceado es fundamental para evitar quemaduras y mantener en orden la salud de la piel. Para que no haya confusiones acerca de los protectores solares hoy venimos a resolver mitos y verdades entorno a ellos.

Si utilizo protector solar no me voy a poner moreno.

FALSO. Lo único que conseguiremos exponiéndonos al sol sin protección  es provocar quemaduras en la piel, un factor de riesgo importantísimo para el desarrollo del cáncer de piel y el envejecimiento prematuro de la piel. Sin olvidarnos del aspecto estético, una piel quemada que provoca manchas y el despelleje de la piel. Usar un protector solar adecuado a nuestro tono de piel hará que consigamos un bronceado progresivo, saludable y minimizando al máximo los riesgos para la piel. En el sentido estético, obtendremos un bronceado más bonito y duradero.

Mi piel está más sana bronceada.

FALSO. Tendemos a confundir un aspecto de la piel más luminoso y radiante (en bronceados progresivos) con la salud de la piel. No nos olvidemos que el bronceado es un mecanismo de defensa que la piel tiene ante la radiación ultravioleta, ya que se trata de un agresor externo. Es por ello que volvemos a incidir en la importancia de proteger y cuidar la piel más que nunca tras la exposición solar así como evitar quemaduras que ponen en riesgo nuestra salud de la piel.

No necesito reaplicar la crema tras el baño en el agua.

VERDADERO a medias. Aunque la gran mayoría de los protectores son resistentes al agua conviene apuntar que su duración no supera los 20 minutos y se reduce su eficacia en un 80%. Por ello, es conveniente que reapliques la crema cuando salgas del agua o te seques con la toalla para asegurarnos de que la piel continúa protegida.

 

 

Las cremas solares caducan de un año para otro.

VERDADERO. Aunque aquí hay que matizar, la mayoría de los fabricantes advierten que, al igual que pasa con otros productos, una vez abierto el envase su total eficacia se mantendrá durante 12 meses. Esto quiere decir que pasado este tiempo no está asegurado que el producto mantenga sus propiedades y su eficacia, factor que se acentúa si el producto no lo hemos conservado en buenas condiciones (abierto, expuesto a temperaturas altas…) Aclarar que si el producto no ha sido estrenado mantendrá sus propiedades intactas, solo debemos fijarnos en la fecha de caducidad.

Con un buen protector de alto factor puedo exponerme al sol todo el día.

FALSO. Ninguna crema solar nos asegura una pantalla total, es decir una protección infalible al 100%. Es por ello, que los expertos recomiendan evitar la exposición solar en las horas de mayor radiación: desde las 12 del mediodía hasta las 4 de la tarde. En esta franja los rayos inciden con mayor fuerza por lo que pueden provocar mayores daños en la piel. Así mismo, debemos reaplicar la crema cada dos horas para evitar que su eficacia sea mínima.

Las pieles morenas no necesitan protección.

FALSO. Este es uno de los mayores mitos que existen en lo que a las cremas solares se refiere, siendo uno de los errores más comunes. Si bien es cierto que conforme más blanca sea la piel mayor riesgo hay de quemadura y mayor debe de ser el factor de protección y cuidado, las pieles morenas están igualmente expuestas a la radiación. Es decir, aunque se quemen con menor facilidad están igualmente expuestos a los daños solares como es el envejecimiento prematuro de la piel, las alergias solares, la aparición de manchas o  más gravemente el cáncer de piel. Por lo que, las pieles morenas al igual que cualquier otra piel necesitan protector solar, aunque sea de menor SPF.

No me aplico crema ya que no hace sol ni voy a ir a la playa o piscina.

FALSO. Otro de los errores más comunes. Los rayos UVA están presentes los 365 días del año, por lo que es recomendable proteger la piel todos los días. El uso de cremas hidratantes, BB Creams o maquillajes con factor de protección debería ser parte de nuestra rutina diaria tanto en invierno como en verano. Si bien es cierto que ello debe ser incrementado en verano o en días en los que la radiación solar es mayor con protectores específicos, ya sea para ir a la playa o piscina como para salir a pasear o cualquiera que sea la circunstancia.

 

 

¡No olvides meter en tu neceser tu protector  Phyt´Solaire de origen natural y orgánico!

wordpress theme powered by jazzsurf.com